Compras compulsivas: las causas

Varias causas pueden ser la causa de compras compulsivas.

Una llamada constante al consumo excesivo

No hay una sola causa, sino varias causas para la repetición de compras compulsivas. Al igual que los trastornos de la alimentación, los medios y la presión publicitaria ciertamente favorecieron la aparición de este trastorno de valor social.

¡Es casi imposible no ser influenciado por un llamado constante al consumo excesivo! La ola de crédito al consumo, que apareció hace unos años, no hizo sino aumentar esta fascinación por la adquisición al crear la ilusión de un poder adquisitivo ampliado.

No menos responsable: moda de alta velocidad. Lejos de facilitar la gestión de nuestro presupuesto, nos alienta abiertamente a comprar ... para reemplazar mejor. Desde colecciones efímeras hasta novedades casi semanales, ¡es difícil no tentarse! ¡Observe la rotación cada vez más rápida de tabletas y otros teléfonos inteligentes! ¿No se estimula la sed de novedad?

Fragilidad interna

Incluso si todas las condiciones están ahí para alentar la compra compulsiva, no nos volvemos adictos a las compras. En realidad, las compras compulsivas a menudo ocurren en respuesta a una intolerancia a la frustración. Esto puede asociarse con una dificultad para controlar las emociones y una falta de confianza en uno mismo, más o menos consciente. Al igual que las adicciones, las causas son a menudo psicológicas, incluso si se presume la susceptibilidad genética.

Las compras compulsivas pueden ser un reflejo de una depresión oculta, una ciclotimia, un blues pasajero y una baja autoestima. El objeto codiciado entonces toma el papel de un vendaje del alma. La adquisición de este último tranquiliza, alivia y ocupa, dejando de lado las emociones negativas.

Algunos rasgos de carácter también favorecen este tipo de comportamiento. La impulsividad y la dificultad para enfrentar la frustración son las principales. Actuar en el momento sin premeditación es una particularidad de los compradores compulsivos, y no solo en el campo de las compras.

La dependencia de las compras se asocia frecuentemente con otros trastornos psicológicos, como:

  • TOC (o trastorno obsesivo compulsivo)
  • Ciclotimia: una forma atípica de bipolaridad
  • Adicción a Internet
  • Atenuación atenta con o sin hiperactividad (ADD / H) en adultos
  • La depresión
  • La bulimia

Las compras compulsivas son parte de las adicciones conductuales (o comportamientos adictivos "sin productos") junto con el juego patológico, la adicción a Internet y los trastornos alimentarios.

El objeto es diferente pero el mecanismo es el mismo. Según un estudio científico, las anormalidades neurobiológicas encontradas en los compradores compulsivos son similares a las encontradas en los adictos al juego. Entre las moléculas afectadas por estas alteraciones en el cerebro, hay serotonina y dopamina.

Por lo tanto, la compra compulsiva aparece como el punto de atracción de una fragilidad subyacente, transitoria o prolongada. Y mientras no hayamos comprendido o resuelto esta dificultad oculta, la adicción continuará, vistiendo torpemente la herida.

¿Quieres reaccionar, dar tu testimonio o hacer una pregunta? ¡Cita en nuestra FORUMS Psychology o Un psiquiatra te responde !

Para leer también:

Ciclotimia: cuando el estado de ánimo viene y se va
Depresión: ¿cómo lidiar?
Prueba: ¿Sufres de un trastorno alimenticio?

osteoartritis Artículo Anterior

osteoartritis

Varice: los síntomas Artículo Anterior

Varice: los síntomas

Entradas Populares